Agritrasa Motor, Concesionario Oficial Mitsubishi en Ciudad Real

Nuestras Noticias

9 consejos para ahorrar dinero en los viajes de Navidad

9 consejos para ahorrar dinero en los viajes de Navidad

¿Vuelves a casa por Navidad como el del anuncio del turrón? Si sigues estos consejos, te saldrá mucho más barato...

Navidad es tiempo de regalos, de estar con la familia, de conocer sitios nuevos... Es tiempo de viajes. Y no lo digo porque quede poético, sino porque es verdad y porque me viene al pelo para dar entrada a estos 10 consejos para ahorrar en tus desplazamientos navideños. 

1. Planifica bien el recorrido 

Por mucho que conozcas el camino y por muchas veces que lo hayas hecho, es recomendable que planifiques la ruta estudiando rutas alternativas (ya sabes, por la nieve, los atascos...). 

Evita, en la medida de lo posible, los días de mayor afluencia de tráfico. Puedes informarte del estado del tráfico en el teléfono gratuito de la DGT 900 123 505 y en su página web. 

Consulta también la previsión meteorológica y compra cadenas de nieve ante el menor indicio de que puedas necesitarlas. 

Si no se trata de una ruta habitual, estudia el trayecto con antelación a través de un mapa o guía de viaje: prepara rutas alternativas, dónde comer, dónde repostar e incluso dónde dormir. 

2. Revisa los neumáticos 

La primera razón por la que nunca debes ponerte en marcha sin haber revisado el estado de los neumáticos es por tu seguridad y la de tus acompañantes. También es importante para ahorrar ya que si la presión es inferior a la recomendada por el fabricante, aumenta el consumo de carburante. 

Recuerda que el neumático es el único punto de contacto del coche con la calzada y si no están en buen estado (léase, sin golpes y con una banda de rodadura superior a 2 mm -lo legal son 1,6 mm-) no podrán garantizar la adherencia a la carretera, sobre todo en superficies deslizantes (con agua o nieve) habituales en esta época del año. 

Además de su estado, asegúrate de que llevan la presión correcta (especialmente si vas a llevar el maletero cargado). En este enlace puedes ver cómo influye la presión en el comportamiento de los neumáticos. 

Un apunte más: lo más seguro en esta época es montar neumáticos de invierno, con ellos podrás circular sin cadenas en tramos restringidos. 

3. Evita cargar el coche más de lo necesario 

La Navidad también es tiempo de regalos, pero a lo mejor te compensa dejar algunas compras para cuando llegues. 

Cuanto más peso tenga que soportar tu coche, más esfuerzo tendrá que hacer el motor para funcionar al mismo ritmo y más combustible necesitará. Por eso, intenta sobrecargarlo lo menos posible y, por supuesto, todos los paquetes en el maletero: nada de bultos que pueden ser muy peligrosos en caso de accidente. Toma nota de estos 10 trucos para sacar el máximo partido al maletero. 

Unimos este con el punto anterior: comprueba que la presión de los neumáticos es acorde al peso que transportas. 

4. Utiliza marchas largas 

Una de las máximas de la conducción eficiente (la que enseña cómo conducir para gastar menos combustible y de paso reducir las emisiones contaminantes) es utilizar siempre la marcha más larga posible. 

Para gastar menos carburante, la máxima es que es preferible circular en marchas largas con el acelerador pisado en mayor medida que en marchas cortas con el acelerador menos pisado. En ciudad, por ejemplo, siempre que sea posible, hay que utilizar la 4ª y 5ª marcha. 
5. Evita acelerones repentinos 

Si conduces de forma suave, sin acelerones repentinos ni frenazos bruscos, te lo agradecerán tanto los ocupantes del coche como la mecánica y el bolsillo. 

Otra indicación de las técnicas de conducción eficiente que te vendrá bien para ahorrar en tus viajes de Navidad es la de mantener una velocidad constante y anticiparte a lo que harán los otros conductores. Aunque no lo creas, esto ayuda a reducir el consumo de combustible. Mantener la distancia de seguridad es fundamental para evitar sobresaltos. 

6. Utiliza el freno motor 

El freno motor es una técnica que permite reducir la velocidad gracias al motor del coche y sin usar en ningún momento los frenos de las ruedas, simplemente bajando una a una las marchas. Su beneficio para el bolsillo es doble pues permite bajar el consumo de combustible y, además, alarga la vida útil de las pastillas y los discos de freno. 
Un ejemplo: al acercarte a un semáforo vas reduciendo marchas de formas progresiva; así el coche irá decelerando poco a poco. Para detener lo por completo sí que será necesario pisar el pedal de freno, pero mucho menos tiempo, y por lo tanto con menos desgaste, que si lo hacemos de la forma tradicional. 

7. A más velocidad, más consumo 

Este punto no requiere explicación. Lo que gasta tu coche es directamente proporcional a la fuerza con la que pisas el acelerador. Además, si te pasas de rápido te expones a ser multado por exceso de velocidad y eso sí que te puede arruinar la economía del viaje.